domingo, 8 de março de 2020

BARATCHIAL (Kenneth Grant)


El doceavo sendero o kala es atribuido al Planeta Mercurio, esta (la del sigilo que encabeza esta página) es su masa sombría bajo la forma de BARATCHIAL, siendo su número 260. El sigilo puede pintarse de un color amarillo más intenso que el usado para el sigilo de Amprodias inscrito en una vesica, sobre un fondo índigo con rayas de color violeta. El nombre de Baratchial puede vibrarse en la nota -MI- como la del anterior centinela, pero la sugerencia hecha para Amprodias sobre una entonación susurrante o atiplada, puede resultar insuficiente para Baratchial.
260 es la suma de las series El-(8X8):8, siendo 8 el número de Mercurio considerado como zona de poder cósmica. 260 es el número de TIRIEL, la Inteligencia de Mercurio, pudiendo hallarse una reflexión e inversión muy precisa de esta entidad en la profundidad del abismo, allí donde el sendero se convierte en un túnel transmisor de las influencias infernales. La posibilidad de este hallazgo se debe a que 260 es también el número de TMlRA, el "oculto" u "oscuro", siendo asimismo el número de KMR, un "sacerdote" de la Oscuridad, no de la Luz, puesto que KMR significa también "negritud", siendo su raíz la palabra egipcia KAM (negro). Además de todo esto, el doceavo Sendero es el del Mago o 'Magus', el sacerdote negro u oculto que no debe ser identificado con el Mago Negro, sino con el Hermano Negro. Este es el kala de los Brujos, el MONIM (cuyo valor es también 260) que transmite la luz directamente desde más allá de Kether a Saturno 'vía' la fórmula de la dualidad (1). La dualidad se expresa zoomórficamente por las serpientes gemelas OB y OD (2), Y por el mono -la sombra del Mago- que según la tradición falsea y pervierte la Palabra del Mago, mofándose así de su trabajo, como hacen los Hermanos Negros con su fórmula de la dualidad (3). Esto es puesto de manifiesto por los símbolos de BARATCHIAL: dos espadas de hoja curvada hacia adentro, simbolizando la intensa concentración sobre el ego, por oposición al Yo superior o Todo, flanqueando una cara fantasmal (máscara) colocada sobre un creciente lunar. Este sigilo es el glifo de la falsedad y la ilusión reflejados en la corriente de la dualidad que revela la Sombra de Thoth en su imagen del mono o cinocéfalo. Esta doctrina se expresa en el versículo segundo del Liber CCXXXI: Los relámpagos se multiplicaron y el Señor Tahutí (i.e.Thoth) poniéndose en pie se adelantó. La Voz vino del Silencio. Entonces el Uno fue y retornó. El Uno es Kether, y el retorno a su propia zona de poder, se produce porque la vibración de este kala es ilusoria y no puede verdaderamente transmitirse. Su vibración duplica la de los kalas anteriores, creando así un mero simulacro de espíritu creativo.
Los Hermanos Negros tienen una lengua doble, como las serpientes, lo que significa que los poderes mágicos adscritos al sendero anverso que son: el don de Lenguas, el don de la Sanación y el Conocimiento de la Ciencias, resultan invertidos en el reverso (que es el presente túnel). Así la Sanación o curación aludida aquí, es la curación del ego enfermo, que se agrava con la ilusión de la falsa identidad, creando de este modo una cadena de sufrimientos inacabables. Igualmente, el don de Conocimiento de las Ciencias, hace referencia a las ciencias de la oscuridad; sin embargo, no debemos suponer que éstas son necesariamente malignas, sino que en manos de un Hermano Negro asumen meramente su propia tendencia a la esterilidad, porque son dirigidas al cumplimiento de todas sus ambiciones personales. Las ciencias oscuras de este sendero contienen los secretos de los kalas del vacío y de la Corriente Kaliniana, obtenidos en el vasto mundo de la anti-luz. Los brujos y brujas de este túnel hablan con "voces" que son reflectadas al interior del aura del Adepto por un mecanismo no natural de asociación acústica con el misterioso ventriloquismo de BATH KOL, la Voz del Oráculo. El "BATH" o "BETH" es el vientre o casa del supremo kala, y surge de él este ventriloquismo que fue fundamental en los mitos humanos, cuando la Palabra encarnó y fue emitida desde el vientre de la madre. BARATCHIAL, 260, corrobora una vez más la doctrina de este sendero de Beth, porque es también el número de MINMON, "placeres o delicias" y de IRKIK, "tus muslos", lo que revela inequívocamente la naturaleza sexual de estos placeres. La enfermedad típica del sendero es la Ataxafasia, que se refiere específicamente a ciertos desordenes en la facultad del habla, y es representada por los aullidos bestiales o risotadas de las creaciones prehumanas y por esos "monstruosos discursos" (citados el Liber VII) (4) cuyas palabras vibran más allá del vacío.
Los peligros que acompañan al uso de este kala son extremos; no obstante los posibles beneficios a obtener, pueden verse con mayor peso que los riesgos, en cuyo caso el Adepto puede trascender la transmisión meramente conceptual de imaginería, siendo así capaz de manipular atavismos específicos, conduciéndolos hacia un plano más profundo que aquellos en los que puede penetrar como un Mago. Así mismo, el silencio de los espacios exteriores, al igual que la música de las esferas, pueden ser aprehendidos sólo cuando el simpático mono susurrante del vehículo (5) del Mago ha sido sojuzgado por contacto con las fuerzas transcósmicas que recorren velozmente este túnel desde los caminos del Gran Espacio Infinito. Este último es el AIN o Vacío, el ojo siempre abierto, emisor de rayos invisibles, que reconstruyen los santuarios mas internos del NO-SER del Adepto. El Mago entonces llega a ser el "Mago del Poder" (6) en un sentido verdadero y totalmente diferente del atribuido a dicho poder en cualquiera de los aeones precedentes; porque el poder (Shakti) es primario y "no existe" separado de la sombra. La solidificación de esta sombra es encarnada por el Mago cuya palabra es sin embargo perfidia y encanto.
Este kala en particular muestra claramente como la cara frontal del Árbol es -y puede solamente ser- una fachada. Esto es así porque una reconstrucción, y por tanto una interpretación dualista de las corrientes ocultas de la energía que pulsa a través de los túneles del otro lado del Árbol, transmite las energías del NO-SER, que representa en este sentido el "Uno que fue y retornó". ¿A "donde" retornó? La manifestación de la Palabra retornó al silencio de la nomanifestación.

NOTAS

(1) La letra Beth atribuida al 12avo kala, es sinónimo de la palabra inglesa BOTH (ambos), implicando dualidad.
(2) Pero no en su forma equilibrada como en el anverso del Árbol.
(3) i.e. Ilusión. Es el 1 reflejado que llega a ser 2. Así mismo 11, es el número de "aquellos que son de nosotros"
(4) Prólogo del No-Nacido, verso 10.
(5) Sus sentidos.
(6) El título de la Clave de Tarot, es el mismo que el de la Clave correspondiente al sendero anverso.

Nenhum comentário:

Postar um comentário