sábado, 31 de outubro de 2015

Biografia T. SUBBA ROW


T. Subba Row (1856-1890) fue un miembro muy relevante de la Sociedad Teosófica en sus primeros años en la India. La Sra. H. P. Blavatsky pensó en un principio colaborar con él para escribir La Doctrina Secreta, pero sus planes no fructificaron. El tributo del Cor. Olcott fue que “no había nadie igual a él en brillantez de genio para captar el espíritu de la Sabiduría Antigua”,

La filosofía de T. Subba Row era esencialmente vedantina, aunque muy estimulada por la Teosofía de la Sra. Blavatsky. Era altamente respetado por el alto grado de erudición y conocimiento de la filosofía esotérica y su práctica y fue uno de los más extraordinarios hindúes del comienzo de la Sociedad Teosófica. 

JUVENTUD

Tallapragada Subba Row nació el 6 de Julio de 1856 en Kakinada en el distrito de Godavara, Andra Pradesh. Pertenecía a una familia distinguida, su abuelo era el Sheristadar del distrito y su tío materno, Primer Ministro del Raja de Pithapuram. El niño Subba Row perdió a su padre cuando tenía seis meses y fue educado y guiado por su tío. En 1869, él y su madre acompañaron a su tío y a su tía a una peregrinación a Benarés (ahora Varanasi). Durante las actividades religiosas de los mayores, el joven Subba Row desapareció algunas horas. Al preguntarle sobre la desaparición, manifestó que había conocido a un yogui que le inició en la Brahma Vidyâ, y desde entonces en adelante llevó a cabo las oraciones y meditaciones prescritas. Era un niño precoz que pronto mostró signos de una prodigiosa memoria e inteligencia. Después de asistir a la Escuela Hindú de Katinada logró pasar el examen de matriculación e ingresó en el Madrás Presidency College en 1872 donde dio muestras de ser un excelente estudiante, y en 1876 consiguió el título de Bachiller en Arte.

Mas adelante, el mismo año, fue nombrado Registrador del Tribunal Superior del estado de Barada (en la actualidad Gujarat), donde Sir T. Madhava Row era el Primer Ministro. Después de un año, regresó a Madrás (ahora Chennai) donde continuó sus estudios y pasó el examen de Bachiller en Leyes. Se unió a la firma legal Grant y Raing y fue admitido como Ponente del Tribunal Superior al final de 1880. Practicó la carrera de leyes durante diez años ocupándose de casos importantes y fue muy estimado tanto en el Cuerpo de Jueces como en el de Abogados. Formó parte activa en la vida pública como estudiante y fue miembro de muchas organizaciones como la Triplicane Literary Society. Es significativo que algunos de los miembros de esta Sociedad Literaria fundaran el Madrás Mahajana Sabha, precursora del Indian National Congress. En el año 1883 la actividad legal del Sr. Row ya era lucrativa y, sin ninguna duda, habría sido un prominente notario o estadista, al estar muy interesado en asuntos sociales y políticos, de no haber desviado su atención hacia la filosofía.

La Sra. Blavatsky y el Cor. Olcott, fundadores de la ST en América en 1875, publicaban la revista The Theosophist de amplia circulación, que contenía artículos acerca de ocultismo y de las diversas religiones y filosofías en el mundo. Subba Row se carteaba con los dos líderes y contribuyó con artículos valiosos sobre religión hindú y filosofía, para la revista.

SE AFILIA A LA SOCIEDAD TEOSÓFICA

HPB y HSO se habían afincado en Bombay en 1879 donde se les unió también Mavalankar y un grupo de miembros. HPB y Subba Row mantuvieron correspondencia, como se acaba de mencionar, que finalmente condujo al último a adherirse a la Sociedad Teosófica el 15 de Abril de 1882. El Cor. Olcott cita también en ‘Hojas de un Viejo Diario’ que escogieron Adyar como sede permanente por la presión de Subba Row desde Madrás.

Subba Row había escrito a HPB el 3 de Febrero de 1882, expresando que sería muy deseable si ambos fueran a Madrás. Recibió allí a los fundadores y su comitiva el 3 de Abril de 1882, quienes llegaron en barco desde Calcuta (hoy Kolkata). Se creó la Sociedad Teosófica de Madrás, siendo Ragoonath Row presidente y Subba Row secretario.

Es un hecho a resaltar que hasta su contacto con los fundadores, Subba Row desconocía que poseyera conocimiento oculto. El Cor. Olcott escribió:

“Era como si un almacén de experiencia oculta -largo tiempo olvidada- de repente se abriera en él, recuperando su vida precedente. Su conocimiento acumulado de la literatura sánscrita volvió a él y su entorno, y su cuñado me dijo que si se recitaba cualquier verso del Gitâ, Brahma-Sutra o de los Upanishads, él podía decir de inmediato de dónde procedía y para qué se empleaba”.

Subba Row ayudó a los fundadores en su trabajo teosófico por medio de artículos y durante cierto tiempo fue editor de The Theosophist. También ayudó en otra buena cantidad de tareas incluyendo el Consejo General. Durante la Convención Anual de 1885 pronunció el discurso de apertura y en 1886 ofreció una serie de cuatro charlas sobre el Bhagavadgitâ que más tarde formaron un libro.

El profundo conocimiento de Subba Row de las escrituras antiguas de la India y su comprensión de lo oculto, eran de tal calibre que fue en un principio seleccionado por los Adeptos para ayudar a HPB en la redacción de la obra monumental La Doctrina Secreta. Por entonces, en 1884, se intentó una nueva versión de Isis sin Velo, en la que Subba Row escribiría la mayor parte de los comentarios y explicaciones. No obstante, en Enero de 1885 se formuló un nuevo planteamiento para La Doctrina Secreta. HPB se dispuso a trabajar en él y envió partes del primer borrador a Subba Row para conocer su opinión y lo corrigiera. Él rechazó hacerlo o ayudar en la escritura por considerar lo recibido difuso y caótico.

A pesar de todo, tan grande era el respeto de HPB por la crítica, que comenzó todo el trabajo de nuevo desde el inicio. Sin duda, esto contribuyó al éxito de su magnum opus. Otro motivo para que Subba Row rehusara, fue su convencimiento de que la humanidad aún no estaba preparada para descubrir los secretos que, por buenas razones, habían permanecido hasta entonces bajo la custodia de los pocos seres sagrados. 

En The Theosophist apareció una controversia sobre la clasificación de los principios del hombre entre HPB y Subba Row. HPB presentaba las enseñanzas de la Escuela Transhimaláyica de la constitución septenaria, mientras que Subba Row mantenía que la clasificación cuaternaria del Târaka Râja Yoga era la más lógica. Esta discusión entre dos ocultistas de incuestionable valor es una de las más brillantes en su categoría. En 1886 Subba Row abandonó la Sociedad cuando cuarenta y cinco miembros prominentes de la Sección Americana, liderados por W. Q. Judge, urgieron a HPB a que La Doctrina Secreta se publicara de inmediato.

Subba Row mantuvo contacto con Adyar y leía libros y revistas teosóficas. Hablaba de HPB como de un viejo amigo cuando tenía oportunidad de charlar con el Cor. Olcott y otros antiguos amigos de Adyar.



COMO ERUDITO

Subba Row era altamente admirado no sólo por sus conciudadanos de la Sociedad, sino también por los extranjeros de la sede de Adyar. Era representante del Sringer Math de Madrás y, como tal, tenía considerable influencia entre los ortodoxos hindúes. Su producción literaria es más bien escasa considerando su vasta erudición y la facilidad para escribir que poseía, pero todo lo que salió de su pluma merece leerse. Su obsesión por no divulgar, a los no iniciados, nada que tuviera origen esotérico, puede que influyera en su falta de voluntad para escribir sus amplios conocimientos en esos asuntos.

La producción literaria de Subba Row se estimuló cuando se afilió a la Sociedad Teosófica, y se ocupo activamente en el trabajo de la misma. Su primer ensayo fue sobre Los Doce Signos del Zodiaco en el que expone el significado esotérico y espiritual de los signos y los relaciona con las fuerzas de la naturaleza y el cosmos. Este artículo llamó la atención de HPB y lo cita en La Doctrina Secreta.

Subba Row escribió artículos, críticas, preguntas y respuestas y réplicas a artículos críticos en The Theosophist, de cuya revista, como ya se ha mencionado, fue editor durante algún tiempo. Estos artículos fueron en principio publicados en forma de libro en 1885 bajo el título de ‘A Collection of Esoteric Writings of T. Subba Row’ por la Bombay Theosophical Publishing Fund, fundada principalmente por el Sr. Tookaram Tatya. Una segunda edición ampliada fue publicada por la Theosophical Publishing House en 1931 a la que C. Jinarâjadâsa añadió una selección de escritos inéditos recopilados por el Juez Subramania Iyer, que también era amigo de Subba Row, quien tenía un grupo de alumnos o amigos personales, como ‘unos pocos escogidos’, a los que facilitaba enseñanza privada. Entre ellos estaban Sir Subramania Iyer, el Sr. C. W. Leadbeater, el Sr. A. J. Cooper-Oakley y el Sr. Neil Cooke. En 1925, C. Jinârajadâsa descubrió otra copia de las notas, más completas, en los archivos de la Sección Galesa.

Una serie de charlas titulada Notes on the Bhagavadgitâ, es la única obra de Subba Row que puede ser considerada como una unidad. Fueron pronunciadas en la Convención Anual en Adyar en 1886. Él mismo hizo la revisión antes de su publicación como libro por la Theosophical University Press de Point Loma, California en EE.UU. Estas charlas eran muy escolásticas y místicas y le aportaron fama. La Sra. Blavatsky las cita extensamente en La Doctrina Secreta, especialmente en sus notas sobre el término mulaprakriti y en su explicación del significado de los números y de los avataras.

A pesar de sus diferencias, al escribir sobre Subba Row, HPB declaraba; “No conocemos mejor autoridad en todo lo relativo al esoterismo de la filosofía Advaita”.

ÚLTIMOS DÍAS

La última visita de Subba Row a Adyar fue en Abril de 1890, cuando una misteriosa enfermedad cutánea, de la cual finalmente sucumbió, había comenzado a aparecer. Aunque nadie sospechaba que fuera algo serio, él tenía que permanecer en su habitación y era incapaz de moverse, excepto en una ocasión cuando le llevaron a otro edificio para que cambiara de aire. A su petición, el Cor. Olcott fue a verle en el mes de Junio. Se encontraba seriamente enfermo y solicitó al Cor. Olcott que usara sus posibilidades de mesmerismo. Pareció que mejoraba pues comenzó a recuperarse desde entonces. Incluso, en apariencia, pareció entrar en convalecencia después de la tercera visita de Olcott, pero desgraciadamente, no fue más que el inicio de una recaída y la enfermedad terminó su trabajo rápidamente. El 24 de Junio de 1890 falleció cuando solamente contaba treinta y cuatro años.

LA MEDALLA SUBBA ROW

La Sociedad Teosófica ofreció un alto tributo a Subba Row en Adyar en 1883 cuando se instituyó la Medalla Subba Row, destinada a premiar a cualquier miembro de la Sociedad que hubiera escrito el mejor ensayo acerca de cualquiera de los siguientes asuntos:

1 Ciencia y Filosofía Aria oculta.
2 Filosofía esotérica buddhista.
3 Ciencia y filosofía esotérica caldea y zoroastriana.
4 Kabala judía e interpretación esotérica de la religión cristiana.

El premio se comenzó a otorgar en 1884 con una primera dotación de 100 rupias. La medalla fue concedida al Sr. P. Sreenivasa Rao en 1885, y a la Sra. Blavatsky en 1888. En la Convención de 1891, se decidió que el premio debía concederse al autor de la contribución más válida del año a la literatura teosófica, tanto traducida al inglés como originalmente escrita en ese idioma. No obstante, esta forma de otorgar el premio no entró en vigor hasta 1895, cuando Annie Besant fue así honrada. Desde entonces, muchos valientes, como Rudolf Steiner en 1909, J. Krishnamurti en 1911, C. Jinârajadâsa en 1913, Ernest Wood en 1924, Bhikky Arya Asanga en 1934, N. Sri Ram en 1951, Geoffrey Hodson en 1954 y Virginia Hanson en 1990, han sido los receptores del premio por sus valiosas contribuciones.


Fuentes.

1. ‘A Sketch of the Life of the Late E. Subba Row’. H. S. Olcott. The Theosophist, March 1987.

2. ‘Swami T. Subba Row’. Digavalli Venkatasiva Row’. The Theosophist October 1985.

3. ‘Swami T. Subba Row’. Ramananda Bharati. The Theosophist. July 1982.

4. A Lonely Disciple – Monograph on T. Subba Row, 1890-1890. N. C. Ramanujachary, TPH 1993.

5. Damodar and the Pioneers of the Theosophical Movement compiled and annotated by Sven Eek, TPH 1978. 

Nenhum comentário:

Postar um comentário