sábado, 31 de outubro de 2015

Biografía de Darío Salas Sommer


Nació en Santiago de Chile el 4 de marzo de 1935, y es nieto del destacado educador chileno Darío Salas Díaz. Master en Filosofía, escritor, y cineasta; nombrado Cónsul Científico Honorario para Latinoamérica, por parte de la Academia Rusa de Ciencias y Artes, y con el título de Caballero de las Ciencias y las Artes otorgado por la Academia Rusa de Ciencias Naturales, una de las principales organizaciones científicas de Rusia.

Por más de cuatro décadas Darío Salas Sommer ha estado comprometido con el progreso de la humanidad y el desarrollo interno del ser humano, siendo un autor y filósofo reconocido internacionalmente.

En 1970 fundó el Instituto Filosófico Hermético, con sede en la capital de Chile, organización sin fines de lucro cuyo objetivo primordial es la búsqueda del perfeccionamiento moral y espiritual del ser humano en sus más elevadas expresiones, y actualmente con otras sedes en Argentina, Colombia, Estados Unidos, España y Venezuela, del cual es su Director y Guía Espiritual.

Es también fundador y director de la Fundación Bolivariana Latinoamericana, cuyo objetivo es el desarrollo cultural y humano de América Latina, para alcanzar una identidad común basada en principios morales y espirituales de primer orden.

Con el seudónimo de John Baines ha escrito diversas obras sobre Filosofía Operativa, las cuales han sido editadas a la fecha en los idiomas: español, inglés, alemán, árabe, búlgaro, coreano, italiano, lituano, portugués, ruso y chino. 
Tiene residencia permanente en Santiago de Chile, y en la actualidad se dedica a impartir conferencias en diversos países, y a dirigir las actividades pedagógicas del Instituto Filosófico Hermético y del Institute for Hermetic Philosophy de Nueva York, así como además a su investigación científica independiente en el área de la conciencia y de la salud natural.

Algunos hechos relevantes acerca de Darío Salas Sommer:

En 1970 funda el Instituto Filosófico Hermético (IFH) en Santiago de Chile.
Ha dictado más de 2.000 conferencias, las cuales se difunden a nivel internacional, y ha sido entrevistado en televisión y revistas de diversos países.
Autor de 8 libros que han sido publicados con el seudónimo literario de John Baines y traducidos a diversos idiomas con más de 270.000 ejemplares vendidos.
Su última obra es Moral para el Siglo XXI, en la cual expone el concepto de Física Moral, la innata relación entre los valores morales y las leyes naturales; en ella incluye los resultados de sus experimentos científicos en donde demuestra estos preceptos filosóficos y morales
En septiembre de 2003, Darío Salas fue designado Cónsul Científico Honorario para Latinoamérica, por parte de la Academia Rusa de Ciencias y Artes La Unión (ANIS).
Premio Vernadzcovo, de la Academia de Enciclopedias Rusas (ARE) que distingue a personalidades que se destacan por su contribución al desarrollo y perfeccionamiento humano.
Doctor en Filosofía y el de Caballero de las Ciencias y las Artes, por parte de la principal organización cultural de Rusia, la Academia Rusa de Ciencias Naturales (RAEN).
Incorporación a la Sociedad de Escritores de Rusia.
Premio Ekomir, que entrega la Academia de Ciencias Naturales de Rusia para distinguir trabajos y proyectos relacionados con la ecología. En este caso el galardón fue concedido por la creación de un nuevo enfoque científico: la Física de la Moral.
Medalla al mérito de P. L. Kapitsi, Premio Nobel, reconociéndole “Autor de Descubrimiento Científico” por su elaboración de una nueva idea científica, “La idea científica sobre las bases físicas de la Moral (Física Moral)”

Estas son:

Los Brujos Hablan
Depresión y Angustia
El Hombre Estelar
¿Existe la Mujer?
El Desarrollo del Mundo Interno
La Ciencia del Amor
Hipsoconciencia
Moral para el Siglo XXI

1. Misión del Instituto Filosofico Hermetico

El Instituto Filosófico Hermético agrupa a personas interesadas en conocer el significado profundo de la vida. El saber porqué estamos aquí y cual es nuestra misión en el mundo.

Somos una comunidad mundial dedicada a mejorarnos a nosotros mismos como seres humanos. Estos cambios los hacemos realidad practicando la Filosofía Operativa, que inspirada en el hermetismo, es una forma de ingeniería mental que permite al ser humano alcanzar sus objetivos reales en la vida, alcanzar la felicidad y encontrarse a si mismo.

Encaramos la vida con fuerza y optimismo, viviendo cada cosa que nos ocurre, ya sea algo positivo o negativo, como un desafío maravilloso y una oportunidad única, para ponernos a prueba y mejorar nuestra calidad humana.

Vemos la vida como un laboratorio que nos permite entender la correspondencia entre las cosas que nos pasan y las causas que lo provocan, acercándonos de esta manera a la sabiduría real.

El Instituto Filosófico Hermético es una asociación filosófica abierta, que crea un ambiente de apoyo a todos sus miembros para que puedan trabajar en si mismos y puedan prosperar en la vida.

Un lugar donde se cultiva la esperanza en un mundo mejor, la paz y el mutuo entendimiento entre todos los seres humanos, de cualquier raza, sexo, religión, país y condición; no es dogmática ni sectaria y puede ingresar cualquier persona que desee descubrir y cultivar su propio mundo interior.

2. Historia 

El Instituto Filosófico Hermético fue fundado en Santiago de Chile en Octubre de 1970 por Darío Salas Sommer, como una institución sin fines de lucro. La idea fue crear un lugar abierto, un foro cálido y acogedor, un lugar en que los seres humanos pudieran comunicarse desde lo más profundo de si mismos, desde su ser, sin miedo a no ser comprendidos o heridos. Un refugio para el mundo interno de cada individuo, el cual pudiera crecer y cultivarse a través de la práctica de la Filosofía Operativa. Una escuela de vida que reuniera personas de cualquier raza o religión, ideología política o procedencia social, pero con una cosa en común, la intuición profunda de que debiera existir una mejor opción de vida en nuestro planeta.

Con un reducido numero de socios que colaboraban en base a voluntariado, con el esfuerzo de todos sus miembros y, virtualmente sin fondos, empezó el proyecto. Pero con una real y poderosa motivación, la evidencia palpable de todos sus integrantes, de que sus vidas habían cambiado a través de la práctica del hermetismo.

De ahí la semilla se propagó rápidamente y nacieron sedes en Venezuela, España, Argentina, Estados Unidos y Colombia.

Hasta hoy en día, socios de lugares del mundo tan lejanos como Rusia, Estados Unidos, Italia o Sudáfrica viajan a Chile periódicamente, y al resto de los países donde hay sedes del Instituto Filosófico Hermético, para beneficiarse de las enseñanzas prácticas de la Filosofía Operativa.

Periódicamente se van abriendo nuevos centros de estudio, pero si en su localidad todavía no hay una sede del Instituto Filosófico Hermético puede tener acceso a nuestra escuela a través de nuestro Instituto Interactivo en Internet o también puede recibir gratis nuestro Newsletter.

Sus Sedes en el mundo:

Hoy en día el Instituto Filosófico Hermético cuenta con Sedes físicas en 12 ciudades distribuidas en 6 países, con Sede central en Santiago de Chile.

Estas Sedes se fundaron según la siguiente cronología:

Chile  
ciudad de Santiago 1970
ciudad de Concepción 1984
ciudad de Temuco 1984
   
Venezuela  
ciudad de Caracas 1976
   
España  
ciudad de Madrid 1981
ciudad de Lugo                1982
ciudad de Barcelona 1986
ciudad de Salamanca 1987
   
Argentina  
ciudad de Buenos Aires 1983
   
Estados Unidos  
ciudad de Nueva York 1985
ciudad de Miami 2002
   
Colombia  
ciudad de Bogotá 1996
   
Rusia  
ciudad de Moscú 1993
   
Italia  
ciudad de Treviso 2007
   
Bulgaria
ciudad de Sofía                2006

3. Filosofía Hermética

La Filosofía Operativa, inspirada en el Hermetismo del universo, enseña el reglamento del tránsito, el mapa de carreteras de la vida.

Esto es, las leyes de la Naturaleza eternas por las cuales se rige la vida, el cosmos, los animales, las plantas, nuestras células, incluso Dios.

Es un sistema técnico y científico de desarrollo personal, el cual mediante la elevación de nuestro nivel consciente, permite vernos a nosotros mismos inmersos y actuando en nuestra propia realidad.

Esta perspectiva vital nos ayuda a cambiar y mejorar nuestro comportamiento, hábitos indeseados y defectos. Así como a reforzar a nuestras virtudes y nuestro potencial latente.

De una manera concreta, crecer como seres humanos, y contribuir a mejorar la humanidad. La Filosofía Operativa postula que la mejor manera de cambiar el mundo, es cambiarse primero a si mismo.

Este aprendizaje está basado en la experiencia práctica, en entender la relación que existe entre las cosas que hacemos y las consecuencias que tenemos en nuestro quehacer diario.

La Filosofía Operativa nos da las herramientas para comprender nuestra interacción con la vida, y alcanzar la paz y la felicidad como consecuencia de entendernos a nosotros mismos y a nuestros semejantes.

4. Hipsoconciencia

Hipso-Conciencia, como parte de la Filosofía Operativa hace referencia al nivel de la Conciencia (del griego hypsos = alto).

Lo que realmente nos diferencia a los seres humanos de los animales es la Conciencia, que nos permite darnos cuenta de forma reflexiva de nuestros propios actos, conocer nuestro mundo interno y el mundo que nos rodea.

Al igual que en la temperatura los grados señalan frío y calor, así en la escala de la conciencia la gradación se produce entre el sueño y la vigilia, donde el cero representaría el sueño biológico.

En general se sabe y se acepta, que existen grados en la profundidad del sueño, pero se toma menos en cuenta que también existen grados de profundidad vigílica, pudiendo una persona estar más o menos despierta en su actividad habitual, lo que influirá directamente en su forma de percibir el entorno. Cuanto mas alto sea el nivel vigílico o de despertar, mas acertada será nuestra visión de la realidad, y por ende, mas posibilidades tendremos de éxito.

Creemos generalmente que estamos despiertos por el mero hecho de despertar del sueño biológico. Sin embargo, existe otro estado de vigilia, más difícil de reconocer y que se refiere a un mayor nivel de eficacia en nuestra actividad cerebral y mental.

5. Física Moral

Seamos sinceros con nosotros mismos y con nuestra sociedad. ¿No es verdad que la idea de "lo moral", en nuestro tiempo, suena como algo antiguo, incluso pasado de moda?

¿No es verdad que la idea de "lo moral" es, en la actualidad como ver una foto muy antigua en colores sepia? ¿Qué fue bonita y estuvo vigente en su momento, pero ahora en el fondo, lo percibimos como algo sin un lugar concreto en nuestro mundo?

O, ¿cómo puede ser que el concepto de "lo moral", que debiera de ser el mas alto referente de nuestro planeta y nuestra civilización, resulte que es distinto para distintos países o culturas? ¿Cómo es posible que algo que pudo ser inmoral hace 100 años, ahora no lo es?

Esta es la moral de la que comúnmente se habla, es la moral cultural, o la moral del hombre, cuyos parámetros cambian con el tiempo, o con las conveniencias políticas o económicas.

Mas allá de esta moral temporal esta la Física Moral. Esto es, la moral profunda no basada en principios religiosos, culturales, comerciales, históricos o temporales, sino en la moralidad mas profunda, la moral de la naturaleza, leyes eternas tan antiguas como la vida en si misma, demostrables a través de la ciencia y la física.

a Física Moral no constituye un conjunto de recomendaciones o ideas; está basada en ciertos modos de retroalimentación de energías sutiles, poco conocidas entre el hombre y la Naturaleza.

Estas fuerzas, aunque etéreas, son absolutamente materiales y físicas, y no energías atribuibles a fenómenos supranaturales.

Nos referimos, simplemente, a los pulsos de irradiación fotónica generados por las acciones, pensamientos y sentimientos de las personas, que abandonan sus cuerpos físicos internándose en el Universo a una velocidad equivalente, por lo menos, a la de la luz.

El mecanismo físico de la moral se refiere a la condición especialmente femenina de la Naturaleza, que, como un útero cósmico, concibe los pulsos de fotones emanados de las personas, que portan la información vibratoria de sus particulares pasiones, para devolverles equivalentemente a lo que de ellas ha salido.

Cada individuo está conectado, por hilos invisibles, a la totalidad del Universo y lo que deposita vibratoriamente en la creación le es devuelto aumentado, tanto si es positivo como negactivo. La moral no es más que una relación de causa y efecto del eterno devenir vibratorio y energético entre el sujeto y el Cosmos.

Nunca nadie habría imaginado que la moral puede constituir una poderosa herramienta para ser exitoso en la vida, y esto porque aquel que actúa de acuerdo a una moral superior entra en armonía con la Naturaleza.

El percatarse de que el éxito y la felicidad dependen en gran medida de la conducta moral intachable concede una gran fuerza interior para actuar de acuerdo a una ética superior

Cada hombre o mujer que actúe de acuerdo a las pautas de la Física Moral experimentará los beneficios de la armonía interna que produce un corazón sin ira, envidia ni resentimiento, y la renovada felicidad de vivir en perfecta concordancia con la Naturaleza.

7. Ideas filosóficas de Darío Salas Sommer

Vivimos en un mundo donde se concede exagerada importancia a la inteligencia humana, creyendo que en la medida en que las personas sean más inteligentes el mundo será cada vez mejor. El estado actual de la humanidad no parece confirmar esta teoría, ya que el hambre, la guerra, la pobreza, la depresión, la angustia económica, el estrés, la corrupción, las enfermedades catastróficas, crecen a pesar del incremento del nivel intelectual de las personas.

Nos hemos convertido en maquinas pensantes con notables desventajas en lo que se refiere a los computadores, ya que éstos, por el hecho de carecer de pasiones, son capaces de analizar objetivamente, dentro de las limitaciones de sus programas. Es un hecho innegable que la inteligencia está al servicio de nuestras pasiones y que mientras esto sea así no tenemos mucha esperanza de construir un mundo mejor.

Los valores espirituales han sido relegados a un segundo plano ante la presión de la búsqueda de prosperidad material, creyendo que mientras mayor bienestar material logremos más ordenado se volverá el mundo. No obstante, ha ocurrido lo contrario ya que el mundo es cada vez más desordenado en su conjunto, ya que nuestra arrogancia nos impide asumir lo que sostiene la segunda ley de termodinámica: "en el mundo, la entropía, o cantidad de energía no disponible tiende siempre al máximo".

Debemos recordar que contamos solamente con dos fuentes de energía: los recursos naturales y el sol, y ambas son limitadas. ¿Qué es aquello que nos impide darnos cuenta de nuestra real situación? ¿Por qué entre tantas personas inteligentes no pueden hacer que el mundo sea más pacífico, justo, cálido y humano? ¿Por qué la ciencia y la tecnología han progresado tan aceleradamente mientras que el hombre mantiene su primitivismo interior?

Creo que el ser humano de hoy día no posee más vida interior que hace diez mil años atrás y que sus pasiones no se han reducido ni sublimado, sino al revés, son más peligrosas que en la época de las cavernas, ya que hoy día, una explosión pasional descontrolada puede destruir el planeta, y este es un peligro cierto. El sujeto educado de hoy día no es más evolucionado interiormente que los antiguos pobladores de la tierra, ya que nuestro cerebro reptil se remonta a 250 millones de años y permanece intacto en su estructura intrínseca.

Me parece que aquello que falta es un elemento desconocido cuya ausencia impide la "visión total" de la vida.

Todo el conocimiento al que tenemos acceso es fragmentario, nuestra mente es fragmentaria, nuestro yo está compuesto por infinidad de fragmentos; y nuestra visión de la realidad está circunscrita a una pulgada cuadrada de conocimiento. Manejamos bien nuestro pequeño espacio, pero se nos escapa todo aquello que lo excede. Las personas no se entienden entre ellas porque cada una defiende su propio e ínfimo territorio, que permanece desvinculado de aquella realidad total a la que no tenemos acceso. ¿Es que acaso esa "realidad total" estará RESERVADA sólo para los dioses o seres extraterrestres de privilegiada evolución? La verdad es que "la totalidad" está siempre a nuestro alcance porque formamos parte de ella, pero no logramos verla porque nos lo impide la imperfección de nuestro instrumento de conocimiento.

Nuestra capacidad cognitiva se encuentra afectada de trastornos funcionales que podrían convertirse en terminales, por lo que contemplamos sólo un minúsculo espacio de la realidad.

Las dolencias que nos afectan son:
Un estado de vigilia carencial que nos obliga a vivir en estado de "duermevela", condición crepuscular en la cual fallamos en el proceso de armar la realidad en nuestros cerebros.
Un sistema educacional erróneo de tipo memorista, en el cual "somos enseñados" desde afuera pero no aprendemos desde adentro, debido a que nuestro yo permanece pasivo.
El estado de percepción subliminal que nos afecta permanentemente, ya que lo excepcional es la percepción en estado de vigilia superior.
El implante informático que llevamos en nuestros cerebros, que es el caudal de información recibida indiscriminadamente.
El caudal de información "insubordinada" que llevamos en nuestros cerebros. Esto se refiere a que dicha información no está subordinada al yo, sino a la fuente de la cual ha emanado.


A través de la extremada simplificación de esta exposición podemos darnos cuenta de que, en rigor de la verdad, "no pensamos", ya que "somos pensados". En efecto, ¿cómo podríamos pensar si no somos capaces de dejar de hacerlo? De este modo, nos convertimos en expositores obligados de la información que ha colonizado nuestras mentes a través del tiempo, sin que nos sea posible cambiar esto por medios comunes. Diciéndolo de otro modo: "Carecemos de la conciencia superior porque ésta no es una capacidad innata, sino que debe ser desarrollada".

Quien afirma estar en la plenitud de su conciencia pero no puede dejar de pensar a voluntad está equivocado. Existen muchos niveles de conciencia a los que no logramos acceder porque no poseemos las herramientas para hacerlo.

Hay quienes creen, erróneamente, que algunas drogas pueden incrementar la conciencia, pero esto es falso, porque ninguna droga puede hacer que una persona logre de improviso más conciencia de la que ya posee. Sostengo que la obtención de un estado de conciencia superior es la tarea más importante a que debe abocarse el ser humano para solucionar sus problemas contingentes y trascendentes. Sólo mediante esta capacidad podemos aspirar a un desarrollo con justicia y equidad, administrar correctamente los recursos naturales del planeta, unir a todos los países y culturas en un lazo de amistad y colaboración mutua, y declarar la paz en todo el mundo.

Creo que necesitamos líderes sabios en el sentido de la conciencia más que doctos en el saber enciclopédico, que posean valores espirituales y morales superiores, integridad interior, amplia visión de la realidad, e impersonalidad. Los países deben invertir en moral y en conciencia para que la moral deje de ser aburrida para la gente al comprender que representa un conjunto de leyes naturales que deben ser respetadas para llevar una vida plena y exitosa en lo espiritual y material.

Actuar moralmente significa hacerlo en armonía con las leyes de la naturaleza y no pretender negarla para conseguir la felicidad, como lo aconsejaba equivocadamente John Locke. Hay quienes argumentan que no hay diferencia entre "ser bueno o malo" y que esto es asunto de preferencia. Creo que la nueva moral debe basarse en postulados científicos que demuestren que ser malo es, a la larga, pésimo "negocio" y que, por el contrario, actuar de acuerdo a los principios del bien es rentable. En lo personal, he tenido el privilegio de comprobar científicamente cómo algunas violaciones morales provocan de inmediato una caída de las energías vitales, lo que explico y fundamento en mi libro " Moral Para El Siglo XXI ".

Estoy convencido de que las violaciones morales graves provocan un estado de caos y disgregación orgánica, energías que al entrar en disonancia con el orden y la armonía natural provocan a la larga un daño cerebral y orgánico mucho más serio. Años de observación y experiencia me han convencido de que el individuo sin conciencia superior es como un robot que marcha ciegamente por la vida, limitándose a ejecutar el programa que reside en su cerebro.

Estoy cierto de que aparte del hecho de existir no puede haber nada más importante en orden de prioridades que el desarrollo de una conciencia superior.

Lamentablemente, este tema ha sido manoseado por teóricos que no comprenden qué cosa es esta conciencia superior ni lo que representa verdaderamente: la puerta de entrada al uso total de la mente.

Referencia:
http://www.ifh.cl/index.php

Nenhum comentário:

Postar um comentário